Sobre mí

Foto propia

···

Los lápices son lo peor. Con un lápiz sólo consigo escribir palabras traicioneras. Palabras que se esfuman con un toque de goma o con un roce de mangas. Palabras que me abandonan a la mínima vacilación, como si quisieran hacerme creer que el papel blanco donde reposan es una isla virginal, jamás pisada por el hombre.

 

Por eso prefiero los bolígrafos. Un bolígrafo funciona con tinta, y la tinta es honesta. No se borra con facilidad. No tiene miedo a equivocarse. Puede manchar, pero siempre permanece. Cuando escribo, me gusta ver tachones brillantes de tinta negra (bien negra) que entre sus rendijas dejan al descubierto las palabras rechazadas, palabras que se pegan a los barrotes de su improvisada celda para gritar “Yo estuve aquí” y cumplir su condena con dignidad.

 

Y así es como me gusta escribir. Así es como empiezo Simple Serifa.

 

El “simple” viene por mi convicción de que lo bueno, si breve, dos veces bueno. El “serifa”, como un guiño personal a mi amor por la escritura y el diseño. Aunque me tomo mi trabajo en serio, con este blog no intento vender nada. No pretendo ser tu fuente de información, ni tu influencer de referencia. Tampoco pretendo escribir textos muy profundos, que no estoy yo para dar lecciones de vida.

 

Supongo que lo único que busco es escribir el tipo de artículos que a mí me gusta leer. Intentar imitar a aquellos que me fascinan con sus palabras. Deleitarme en las historias que me abducen con cada diálogo melódico, cada descripción fotográfica, cada personaje de carne y hueso. Busco hacerme preguntas y, a poder ser, contestármelas. Pero sobre todo (y no te voy a engañar), busco pasármelo bien.

 

Tendré que gastar mucha tinta, lo sé. Por suerte, nunca me han faltado bolígrafos.

···

-Contacto-

Instagram: @simpleserifa

Email: simpleserifa@gmail.com

Deja un comentario